a
b

Entre hermanos en la Gruta Helada de Lecherines

Hermanos, en la Gruta Helada de Lecherines

Así sonaba el rock and roll por los rincones perdidos de nuestro magnífico Pirineo, hace ya unos años…

Las montañas que nos unen y nos separan, pero que siempre permanecen ahí inmóviles esperando una nueva visita  y una nueva compañía. Nos hemos ido haciendo mayores al compás de la buena música, y bajo las esquinas heladas hemos sido testigos del paso de los años, aprovechando la belleza del frío y el hielo para jugar con el recuerdo de ver quienes somos. 

Y ahí estabamos tu y yo  entre el eco de la caliza, colgándonos nuestros nuevos intrumentos para hacer la música de la vida, con el alma de madera, y con el cuerpo de energías renovadas. Un poco más arriba llegamos al principio de todo, justo en la entrada de la Cueva Helada de Lecherines, corazón que late con fuerza y no tiembla de miedo, pero que tampoco espera a dejarnos aquí tan pequeños y solos.

Todo sigue igual.

Seguimos caminando en horizontes cercanos, cerquita del sol y del próximo encuentro hermano. Después nos volveremos a contar todo  lo vivido y lo aprendido… Gracias de nuevo por acercarte a verme…  guardo el vino, para brindar juntos…

 

 

 

 

 

 

 

También te podría gustar...