Nepal Stories – Un diario en Langtang – Vicky

Tercera entrega de los “diarios” y “vivencias” en Nepal. Le toca el turno a Vicky, que con su mirada atenta nos hace emocionarnos con estas palabras que tan bien describen a Nepal, a sus gentes, a sus montañas y a lo que los sueños significan. Gracias Vicky , por disfrutarlo tanto, y por saber contarlo y compartirlo tan bien.

HIMALAYA.
SUEÑO.
Dos palabras.
Para mi unidas… La una a la otra y la otra a la una.
Dudas, miedos, nervios, ilusión, incertidumbre, apuesta, compañerismo, intuición, instinto, familia… Y tanto más. Tanto más se unió estos días atrás, para verlas caminar juntas.
Frente a mi, avanzando de la mano, callejeando las calles de Baktapur, flotando por los senderos de Langtang, se fueron transformando para cambiar su significado.
Período de tiempo en Nepal.
Tiempo al que hemos llamado viaje, pero bien merecido sería recordarlo aventura.

SUEÑO…

Sueño dejó de ser impalpable, dejó de ser posibilidad y futuro.
Allí, entre la luz anaranjada del atardecer o el amanecer, quien sabe y a quién le importa que hora era.
Allí entre nubes, rocas, hielo y familia, allí tan lejos de casa.
Allí pude mirarlo a los ojos, abrazarle y darle las gracias.
Allí, me habló de mi misma, me mostró que estoy hecha de pedacitos de él…
Pequeños sueños que forman todo mi ser.
Allí, decidimos dejar un trocito de nosotros.
Allí, en el valle de Langtang.
Allí, con vosotros.
Juntos, acordamos volver y jugar a recomponer ese puzle de sueños que somos, tantas veces como fuera posible.
Y sueño hizo algo más por mi.
Me acercó a vosotros compañeros, hermanitos de esta aventura. Nos unió. Nos cubrió de esa magia que he reconocido en forma de risas, sonrisas y carcajadas, lágrimas, miradas, caricias, ginger teas, yetis, bailes y sinceros momentos en el blues bar…
Danebat a cada uno de vosotros. Juntos nos traemos un saco con infinidad de recuerdos, vivencias y momentos inolvidables y maravillosos. También algunos propósitos y mucha esperanza de volver…

HIMALAYA…

Himalaya dejó de ser cordillera, dejó de ser sólo hielo y piedra. Pude sobrevolarlo, caminar entre sus nubes, admirarlo y sentirlo.
Sus gentes son quienes lo forman y lo hacen grande. Tan grandes son sus montañas como lo son los corazones de quienes lo habitan. Y, tan inmensamente pequeña me he sentido a su lado, comparable a cómo puede ser el granito de arena comprometido a aportar.
Himalaya arropa, entre sus ríos, sus glaciares y sus macizos, gente bonita. De corazón y de mirada. De bondad y de fortaleza. De energía y de valor. De generosidad y de cariño.
Sonrisas infinitas y abrazos sinceros…
Himalaya me enseñó de lo que realmente está hecho, y pude sentirlo por instantes como hogar.
Himalaya fue por un rato una niña. Cariñosa y besucona casi a partes iguales que trasto y enfadica. Preciosa e inolvidable.
Himalaya fue un chaval que jugaba inconsciente entre las grietas y el rugido del glaciar. Sonrisa eterna y corazón soñador.

MinDolma y Noang.
Kancha y Dolma. Ameth y Lalit. Puspa y Nanga. Tashi… Babu, Dawa, Umesh…

Himalaya fuisteis, sois y seréis, por siempre para mi.

Y así esta aventura hizo que estas dos palabritas que tanto me entusiasman, se transformaran para siempre, dejando de ser vocales y consonantes entrelazadas para decir algo que no se puede describir, sólo VIVIR y SENTIR .

 
Vickybe

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies