PEÑA TREVINCA Y LA ESTEPA DEL LOBO IBÉRICO…

En tierra de Lobos


Vamos que nos vamos. Borracho de soledad comienza un nuevo viaje en buena compañía. Un vuelo, una escapada, a seguir huellas y respirar aire helado, que limpie y enriquezca. Me voy de aprendizaje, a completar sapiencia y a escuchar a los más “mayores”.
Por las noches saltamos de las cervezas a los aullidos, y nos abrigamos entre cartones reciclados que saludan a un nuevo día. La espera y  la paciencia tiene recompensa cuando me olvido de la ansiedad y me centro en la intensidad de las cosas. Empieza a amanecer de nuevo. Punto y aparte mientras seguimos esperando…. Y yo también quiero echar a volar. Meses de lobos, de tierno animal que anda descalzo sobre esta estepa zamorana.
Y regreso al valle vertical, se posa el sueño de nuevo  mientras busco el cielo y me traen flores a casa que rebrotan bajo este sol de invierno. Resplandece la hoguera en el oscuro salón de mi casa. Salgo, vengo, voy y entro y la melodía de la canción de mi fracaso vuelve a sonar entre mis dedos… hoy me quedo aquí…. mañana me deslizo y quién sabe si es cierto eso de que cabe el cielo en un abrazo.  
Os dejo alguna imagen de la estepa, espero que os guste…
Unos años atrás
Tierras heladoras
La mano del hombre
Pausa y paz
Cristal
Batolitos que se alzan
Tejedal Milenario, donde no pasa el tiempo
Y mi tiempo se mimetiza
La piedra y el orden humano
Sol y sombra helada
Infraestructura mimetizada y en paz con su entorno
Trevinca, lejano
La estepa del lobo
Seguir
Otra cumbre
Estás cerca
La unión del color
Un valle en artesa
Volver a sentir
Hielo y dureza
Algo de trampas…
Silencio
Paraje de rebollar mágico
Mezcla de olores y colores
Selección
La vuelta de tu palomar

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies