PICO DE BORAU (20-3-2011) – Con la primavera bajo los esquís…

Primaveral
Quedar con Ivan significa no madrugar mucho, pero también pasarlo bien y aprender tñécnicas de esquí de travesía,es todo un lujo compartir con el una escapada.
A las 9 de lamañana aún estamos en Borau, así que preparamos una escapada más cercana, alPico Libro o Pico de Borau, que soloconozcoen verano,pero que su aproximación por el circo de Riguelo es silenciosa, y sus últimos metros escarpados le darán un toque muy alpino aldía de hoy.En la valla dejamos elcoche y nos juntamos con Ricardo, y desde allí porteamos esquís aproximadamente durante una hora, riendonos de la situación y la proximidad de la primavera, haciendo un repaso a este invierno de poca nieve y mucho encierro. Un invierno atípico.
Más umbría

Pliegues en el Pico Riguelo
Pero hoy nos vamos a dar un paseo, Ivan estrena esquís, Usai huele faltal y encima estáa dieta, Melón sigue en su autismo particular, y el sol brilla cpn fuerza derritiendo lanieve para dejarnos una incógnita para la hora deldescenso, ¿disfrutaremos la bajada??. La subida se hace amena,risas,anecdotas, reflexiones, hablamos de todo y de nada,recordamos momentos y también disfrutamos deeste pequeño circo, encantados, vemos los Lecherines saliendo de la tierra,como si de los dedos de una mano se tratasen, empujando hacia afuera ese gran gigante que se esconde bajo el Pirineo… Pirene??. Tras unas dos horas y media alfin llegamos alcollado y para nuestra sorpresa nos encontramosa un grupo de gente de estos que apenas saludan en el monte…me encantan!!,  están aquí,en su “estadio deportivo” particular. Muy sosos,deshumanizando la montaña como ahora estátan de moda. Pero bueno,ya despotriqué ayer lo suficiente.

Melón se dobla

Purgas al sol

Los dedos de Pyrene
Del collado a cumbre algo más de media hora, aprovecho para subir con Iván los esquís un poco más arriba y así disfrutar un poco más de bajada, y tras unos grandesbloquesprotegidos de la caida de nieve o Piedras clavamos y olvidamos los esquís durante un rato. Lo que en verano es una chimenea entretenida,en invierno se convierte en un corredor bastante ancho que nos lleva sin mucha complicación hasta la cima,eso sí,con mucha diversión, y sino contarseloa Melón,que se partía la caja mientras descendiamos al rato.
Hoy no estoy muy fotógrafo,asíque enseguida guardo la cámara, abrazos en la cima y puesta en común de sensaciones. Que tiene elinvierno que tanto nos llena. Estamos aquí, arriba, dónde nos habiamos planteado llegar hoy,  ni oimos ni vemos a nadie en la lejanía. La cumbre de lAspe también está solitaría, solo sus cornisas heladas nos hablan de un Domingo con menos audiencia de loormal,aunque quizás sea  porque ya es bastante tarde.
Estamos felices, en lamontaña,casi siempre sonreimos, y sabemos que alvolver de ella también.Ahora toca el delicadillo descenso,alque levamos cogiendo másconfianza cuando cede la inclinación hasta llegar a nuestrso pequeños refuegios para los esquís. Abrigo y para abajo, y como elsolha pegado fuerte hoy podemos disfrutar de una de las mejores bajadas de este invierno,hasta parecía que sabiamos esquiar!! Al rato llegamos al coche, de buen humor, con un montón de buenas sensaciones y por supuesto… con ganas de repetir!
Soledad en la Arista de los Murcielagos

Vistas desde el Libro
Relax

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. MJX dice:

    Bonito día en el monte Dabid, se nota que lo pasasteis bien! Visto como ha entrado la primavera, no parece que vaya a durar mucho como para esquís, habrá que disfrutar ahora!
    Saludos!

  2. mariajo dice:

    me ha sido un placer ver estas fotos,son preciosas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies