TRAVESÍA EN BLANCO Y NEGRO- De Linza a Guarrinza (19,20-2-2011)

Niebla
Tapiz Otoñal
Juanma, Kike, Alberto y yo. Yo no hablo Valenciano el primer día, pero me despido de ellos bajo una perfecta pronunciación. Son geniales los idiomas, sobretodo para los que se nos dan bien, como es mi caso.
Y después de esta breve ironía… al grano. 
La idea incial es cruzar desde el refugio de Linza, por el collado de Petrechema hasta las cabañas de Ansabere, haciendo una cumbre que podría haber sido el mismo Petrechema o el Mallo Acherito, que estaban a huevo desde el collado. A día siguiente cruzar a Guarrinza por el helado Ibón de Acherito a recoger el otro coche, y así unir estos valles en dos jornadas nos muy salvajes.
Noche de refugio

Hoy si las vemos
Sábado, bien temprano salimos de Borau y dejamos un coche en Guarrinza (bueno un poco más abajo) y con el otro nos vamos hasta Linza,  dónde el parte meteorológico no se confunde y tenemos lluvias débiles que nos durarán toda la jornada. Pero eso no es lo malo, comenzamos andando junto a unos 40 montañeros que vienen de Bilbao y suben hacia el Mallo Acherito,  lo que por un lado es agradable con tan mal tiempo subir acompañado, pero por otro se pierde ese sentimiento del que tantas veces he hablado. Al final seguimos junto a ellos un buen rato, y tras superar la primera pala fuerte de ascenso la niebla se vuelve más espera, la lluvia se convierte en agua nieve que no dejan de mojar nuestra ropa ya de por si empapada (al menos mis prendas que ya debo jubilar). 
Buena parte de la “expedición” Bilbaína decide retirarse frente al temporal, incluso algún que otro montañero nos recomienda dar media vuelta rumbo al coche y seguramente al grandioso plato combinado. Esta opción no habría estado mal, pero la que tomamos fue aun mejor y mucho más duradera. El “equip valenciá” decide continuar,están sedientos de aventura y en muy buena forma, así que olvidamos por supuesto la ascensión absurda al Petrechema y continuamos brújula en mano hasta encontrar el Collado de Petrechema y respiramos alegres mientras bebemos el último sorbo de una infusión calentita. 
No hay fotos, solo lluvia, nieve y humedad, y esta pala de descenso que hace tanto tiempo conocí, algo cargada de nieve en una de sus orientaciones. Nunca se acaba de conocer monte, y mucho menos en invierno, bajamos con cuidado y lo más rápidamente que podemos, hasta que la intuición nos dice que hemos abandonado el peligro, que eran los primeros metros.  Hoy es lo poco que voy a poder esquiar,  aprovechando los restos de un alud y esquiando sobre ellos, me da seguridad que esto ya no se vaya a venir abajo.
Pirineo de resaca matutina

Nieve costra

Abriendo escalera

Castillo de Acher y Bisaurín
Y como he dicho, mejor que ese plato combinado en la civilización,   la protección de la pequeña Cabaña de Ansabere. Encima tenemos doble premio, hay leña!!. Alberto ha hecho un curso de Relaciones humanas con el fuego y consigue encender la chimenea con esa leña tan húmeda que encontramos en el refugio, pero no es de extrañar, con un día como hoy hasta nosotros tenemos frío y humedad en los huesos. La estampa es genial, hidratándonos, comiendo y secando la ropa pasaremos las siguientes cuatro horas junto a la leña.  Como dice un gran amigo, me encanta la vida en la montaña, sobre todo por su sencillez. Son noches y momentos de los que no se olvidan jamás, eso es cierto.
Dormimos encantados y con un olor a humo estupendo. Mañana más. Al día siguiente buen desayuno y mejor despertar con un sol estupendo (vuelve a acertar el parte). Salimos del refugio más bien tarde, sobre las diez de la mañana, encontrándonos una nieve más blanda que dura y escuchando los crampones clavarse en la superficie aún endurecida para después hundirse bien adentro. Nos cuesta casi dos horas ganar el crestería que nos separa de Guarrinza y después almuerzo y buen disfrute con todas las vistas que nos perdimos eldía anterior. Allí están el Mallo Acherito y el Petrechema,el Anie, La Collarada, el Bisaurín, el Castillo de Acher, La sierra de Secús, el Peñaforca y un sinfín de acompañantes helados. Creo que todos disfrutamos con el paisaje, nos regocijamos con nuestra vista, aprendemos, y vivimos un poco más que en otros lugares.

Cresteando ampliamente

Huellas de Sarrio
Este hermoso cielo azul comienza a velarse con algunas nueves, y nosotros comenzamos el descenso hasta el Ibón de Acherito y más allá, hasta que descubrimos toda la barranquera pelada de nieve, venteada y derretida por las primeros rayos de sol de este. Más tarde pienso lo idea que habría sido esta actividad a la inversa, para disfrutar más y mejor de la nieve. Pero esto es lo que tiene descubrir y explorar, acertar… y confundirse. Anoche…era la persona con mejor humor del mundo, pero también la espalda más destrozada.
Hemos cruzado dos valles, en Blanco y Negro. Disfrutando, pero también sufriendo.
Doble piel

Vista hacia el Norte

Mallo de Acherito

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Almus dice:

    Vaya invierno que te estas pegando coleguita!!!

  2. Juanma dice:

    Gracias por todo Dabid! Ha sido un finde espectacular. Buenas fotos y mejor redacción!
    És estrany que no ho hages escrit en valencià! Ja ho parles de puta mare!!!

  3. DABID dice:

    OIU, ésmolt estrany…
    Besos Almus!!,mi blogera preferida…
    Y ahora,a seguir con el estudio…hasta que mejore el temporal..

  4. Anonymous dice:

    you are always very good with the languages!!!rememeber Oxford and Calamocha

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies